Objetivo 1000$
Convertir 100$ en 1000$

Jul
23

Pues eso, a partir de ahora podréis seguir mis historias en MundoImperfecto.com!

Anuncios
May
24

Y el día llegó. La espera fue bastante larga. Un cumulo de sensaciones nos llegaban los días previos a la Season Finale. Muchísimas preguntas sin respuesta nos hacíamos sobre el final de LOST, obra maestra que  nos ha marcado a todos por igual. ¿Encontraríamos nuestras respuestas? ¿Todos los enigmas de la isla serían resueltos? ¿El final estaría al nivel esperado?  Hoy por fin hemos visto el que será, sin ninguna duda, uno de los finales más comentados y criticados desde hace mucho tiempo.

He de reconocer que cuando Jack se encuentra con su padre en los minutos finales un atisbo de indignación empezó a florecer dentro de mí. Los minutos siguientes me tuvieron desconcertado, no sabía que pensar. Una vez terminado el capítulo, los amigos con los que había estado viendo LOST  las últimas semanas empezaron a criticar abiertamente el final. Se sentían engañados. Me mantuve unos minutos callado, sin decir nada. Y me dediqué a pensar qué es lo que había sido LOST para mí. Y qué significaba este final.


Cuanto más lo pienso más me gusta el final. Gran parte de la serie se centra en las relaciones personales entre todos los personajes, cómo éstas se desarrollan y los sentimientos que impregnan cada minuto de la serie. Hemos disfrutado de la evolución de los personajes, queriendo a unos y odiando a otros. Hemos amado a Jack, queríamos que fuera nuestro héroe, hemos visto como se derrumbaba y como volvía a renacer para ser el líder que todos esperábamos que fuera

Hemos odiado y temido a Ben, para luego transformar ese odio en pena y lástima cuando estaba totalmente perdido. Hemos dudado de la ética y compromiso de James para, con el paso del tiempo, descubrir a un personaje carismático. Hemos visto lo perra que era Kate para…. bueno, Kate ha sido una perra toda la serie xD.

De aquí en adelante expondré lo que he interpretado con la Season Finale. Probablemente me equivoque y muchos no estaréis de acuerdo conmigo. También es probable que cuando vuelva a ver los últimos capítulos piense de forma diferente. Y también es probable que cuando vuelva a ver toda la serie al completo, tenga otro punto de vista diferente. Así es LOST.

Durante todo este tiempo  hemos vivido capítulos llenos de amor, odio, tristeza, ira, rabia, emoción, suspense, incógnitas… creo que este final es una oda, un homenaje a todos esos momentos que nos han hecho vibrar, esos momentos en los que queríamos gritarles y ayudarles, en definitiva, esos momentos que han hecho que estemos ante una serie de culto.

Creo que lo que han dado a entender con este final es que todos los detalles, todas las preguntas que nos hacíamos, todos los debates, todo eso carece de sentido. Lo realmente importante son las relaciones y los sentimientos que han mantenido entre ellos y de los cuales nos han hecho participes. Todo lo demás no importa. Los enigmas planteados han sido el hilo conductor a través del cual se han forjado los vínculos entre ellos. Durante todo el capitulo, mejor dicho, medio capitulo, nos hablan del reencuentro y del amor. Quizás sea un poco cursi, pero creo que ha sido así.

Todo lo que ha ocurrido en la isla es real. Nada de sueños ni nada de que están todos muertos, he llegado a leer por ahí que todo había sido un sueño de Jack, que nada había ocurrido… Está claro que todo lo que hemos visto ha sucedido, a excepción de la realidad en la que “vivían” fuera de la isla en esta última temporada. Todo lo restante, ha ocurrido. Bien claro lo deja el padre de Jack.

No importa cuando ni donde mueren, lo que importa es que algún día mueren. La isla les cambió para siempre, fue la etapa más importante de toda su vida y este ultimo capitulo es el reencuentro con las personas más importantes de su vida. No creo que sea de una importancia crucial lo que ocurre después con Hurley, Ben y los demás en la isla. Ni tampoco con el avión. Al final y al cabo morirán todos, igual que murieron Jacob y su hermano.

Una de las pocas cosas que no me han gustado y que me ha comentado Ana vía Facebook, es que Kate, con lo perra que es, al final mate a “Locke”. Tendría que haberlo hecho Jack Shepard! Pero por lo demás creo que ha estado bastante bien.

Además, una de las cosas que nos gustaba de LOST era esa sensación que nos dejaba al final de los capítulos en los cuales no entendíamos nada y solo hacíamos que preguntarnos cosas. Pues el final ha sido esa sensación elevada al infinito. Si hubieran acabados todo en la isla de nuevo felices o en la otra “realidad” todos cenando juntos viendo el concierto de Faraday con Drive Shaft, ese final no hubiera sido estilo LOST. Deberíamos haber esperado alguna cosa parecida, algo impactante  que nos descolocara y nos hiciera pensar.

Repito que esto no deja de ser una más de las muchas teorías que vendrán, seguro que mañana tengo otra diferente xD. Cada uno lo interpretará a su manera y sacará sus propias conclusiones. Tal como ha sido siempre LOST.

Mar
06

Para los no iniciados con Antonious aquí tenéis la parte 1 y la parte 2

Se juntaron en el bar a las 14:00h para ir a la playa. La hora ideal para conseguir un bonito bronceado o pillar una insolación y quedarte en el sitio. Estaban los tres: Markus, Valentino y por supuesto Antonious.

Valentino era un joven taekwondista alto y fibrado. Muy avispado y curioso, siempre dispuesto a correr nuevas aventuras y escaparse del bar donde estaba recluido.

Markus era policía por vocación. Amigo de sus amigos, le gustaba reírse con ellos pero no de ellos. Aprovechaba cualquier ocasión para sacar a relucir su hilarante y refinado sentido del humor, siempre sin ofender y evitando la broma fácil. De una ética y moral envidiable, sin ninguna duda era el más cuerdo de los tres. Todavía se pregunta qué le llevó ese día a la playa.

Antonious conducía su flamante R11, a su derecha lo acompañaba Markus con sus Rayban de poli malo. Detrás estaba Valentino y junto a él todo lo necesario para no aburrirse en la playa: una pelota de playa Nívea, raquetas de madera y un balón de volley.

-Hoy quiero llegar hasta la boya, Markus. Este año lo voy a hacer del tirón y sin ahogarme por el camino. Me he entrenado en el gran acuario que tengo en mi casa. Cada día he nadado rodeado de mis peces. Soy cómo el gran Neptuno, el señor de los mares. Este año Markus, este año no va a hacer falta que venga la cruz roja a rescatarme, ya verás.

-Antonious, deberías recordar lo que sucedió el año pasado cuando intentaste llegar a la boya. A mitad del trayecto de ida una medusa te picó en la espalda. Empezaste a tragar agua del susto y suerte tuviste de que por allí pasaba una barca de esas de playa que te rescató. El año anterior te dio una rampa mientras volvías y tuve que salir con mi colchoneta de Bob Esponja a rescatarte.

-Ya, ya. Me acuerdo perfectamente. Lo peor no fue eso, lo peor fue que después del esfuerzo y el mal rato me quedé dormido en la toalla y me quemé entero. Todavía hay días en los que se me caen trocitos de piel… Pero este año no! Estoy preparadísimo!

Tardaron poco en llegar a su destino pero pronto se dieron cuenta de que tardarían un rato en aparcar. Filas interminables de coches se alzaban a la vista y la esperanza de dejar el coche en primera línea de mar se esfumaba por momentos.

Después de unos 15 minutos de caravana y cuando parecía que sería imposible darse un bañito, Antonious divisó a su izquierda una calle totalmente libre de coches. Se extrañó un poco al ver que los coches no giraban en esa dirección, pero no le dio más importancia. A todo esto, Markus estaba medio dormido y agobiado por la calor y Valentino estaba bastante entretenido intentando hinchar la pelota Nívea.

-Mirad! Hemos triunfado, toda la calle para nosotros!!! Y no estamos tan lejos de la playa!.-Dijo Antonious. Acto seguido puso el intermitente a la izquierda y avanzó buscando el mejor sitio posible. En unos segundos, Markus reaccionó:

-Espera, espera. Algo no cuadra… Mierda!!!! Esto es la salida de la autopista!

-¿Estas seguro? Mira que aquí tenemos sitio….

-Para ya!!! Y da marcha atrás antes de que causes un accidente!

-Vale, vale…

Puso marcha atrás y empezó a acelerar.Puuum! Golpetazo. Le habían dado a un coche mientras iban marcha atrás. Miraron por el retrovisor y vieron una furgoneta de la policía pegada al culo del R11.

-Creo que le has dado a la poli.-intervino Valentino mientras jugaba a hacer toquecitos con la raqueta de playa.

-Gracias por avisar, no nos habíamos dado cuenta-Contestó el educado Markus.

Antonious vio por el retrovisor como se acercaba un monillo con cara de pocos amigos. Al ver que el monillo llevaba uniforme, se lo quitó de la cabeza la idea de que podría ser su amigo Kinito. El policía se situó a la altura del capo y descargó la mala leche que llevaba en el pobre R11 que no tenía culpa ninguna.

-¿Pero donde te has creído que vas? ¿No ves que ESO es la autopista y vas a entrar por la salida? Que esta calle es dirección prohibida!!!¿Y los retrovisores para qué los quieres?¿Para el maquillaje?¿No has visto que veníamos?

Se situó a la altura del piloto esperando recibir contestación por parte del infractor pero no obtenía respuesta alguna. Antonious pensaba que lo primero es el respeto y que esas no eran maneras de dirigirse a él. Tampoco era tan grave, simplemente estaba buscando aparcamiento.

-¿Has visto cómo me ha hablado? Qué falta de respeto!¿Cómo me habla así? No creo que deba hablarme así. Le voy a pedir el número de placa para tramitar una queja formal al departamento correspondiente de la policía local de Gavà. Creo que sería conveniente que tú me ayudaras a redactar la queja…

-Calla, calla. Ni se te ocurra, estate quietecito aquí. Baja la ventanilla, le pides perdón, coges la multa y nos vamos. ¿Ok?

-Markus… tú eres poli… ¿podrías ir a hablar con él? Seguro que llegáis a algún acuerdo…

-¿Pero tu has visto la cara que tiene? Le va a explotar la cabeza, yo no le digo nada.

-Vale, vale. Ya veo que no quieres colaborar. Tendré que bajar y hacer uso de mi don de palabra para calmar los ánimos un poco e intentar convencerle de que no estaba haciendo nada malo. Me estoy empezando a poner nervioso…

-Tonius! Es que estabas haciendo algo malo! Como se te ocurra bajar y decirle algo, después de su multa te pongo yo un par más. Déjalo tranquilo, es culpa tuya.

-Joder Markus, ya sé que es culpa mía, pero podríamos intentar arreglar la situación, si pusieras un poquito de tu parte…

-A ver Antonious- en este punto, Markus estaba a punto de estallar- te ibas a meter en dirección contraria en una autopista, luego has tenido un accidente contra un coche de la policía. ¿No crees que hemos tenido suficiente hoy?

Mientras Antonious y Markus discutían, Valentino estaba totalmente ensimismado siguiendo con la mirada el vuelo irregular y aparentemente sin sentido de una mosca. De repente un sonido le hizo reaccionar. Sirenas. Más coches patrulla se acercaban. La reacción le duró aproximadamente un intervalo de 3 segundos. Luego continuó siguiendo la dudosa trayectoria de la mosca, tenía que averiguar cual era su destino final.

El policía al no recibir contestación por parte de Antonious, se iba poniendo más y más alterado.

-Sal del coche de una  puta vez!!!- gritó el poli.

-Tío Markus, ¿qué hago? Me estoy poniendo nervioso y cuando me pongo nervioso me transformo. Mi piel se pone de color rosa fosforito y lunares blancos, mis músculos doblan su tamaño y me vuelo muy agresivo. Cómo Hulk, pero en rosita. Más mono que el Kinito me pongo.

-Ok ok. No te pongas nervioso. Abre la puerta lentamente y bájate del coche.

Acto seguido Antonious accionó la maneta de su puerta. La abrió muy lentamente. Todo parecía tranquilo a excepción de que estaban rodeados por toda la policía de Gavà y parte de Castelldefels. Tampoco hay para tanto – pensó Antonious.

-Póngase de rodillas lentamente- le gritaron desde un megáfono. No se lo creía. Cinco coches patrullas, dos furgonetas y un escuadrón de los GEO le esperaban allí fuera. Entonces sí que se puso nervioso. Se quedó totalmente paralizado, no era capaz de moverse. Su piel se ponía rosita fosforito por momentos.

Conforme se iba convirtiendo sus piernas se movían solas. Los entrenamientos con Policarpio  Díaz habían dado sus frutos y tenía un juego de pies digno del gran Muhammad Ali. Los brazos también se le movían solos. Estaba fuera de control, totalmente poseído por el color rosa. Lanzaba directos al aire, crochés, swings y uppercuts.

La poli al ver que se estaba convirtiendo en un rotulador Staedlter un tanto agresivo decidió pasar a la acción. Hicieron falta tres dardos tranquilizantes para hacerle volver a su color normal. A causa de los relajantes suministrados vía “dardil” se desplomó en la carretera. Lo esposaron y se lo llevaron al calabozo de Gavà.

Markus decidió ser fiel a su amigo, hasta que le indicaron que si era su cómplice también él pasaría un par de noches en el calabozo. A lo cual respondió que él venía desde Sant Boi haciendo autostop para llegar a la playa y que no conocía de nada a esa persona.

Ya por la noche y en las dependencias policiales Antonious por fin despertó. Se encontraba perdido, no sabía que había pasado y sus gritos pidiendo explicaciones se ahogaban por las paredes de hormigón. Ni siquiera había una triste ventana para iluminar la triste y lúgubre cárcel donde se encontraba. Todo estaba a oscuras y se sentía perdido. No imaginaba que es lo que podía haber hecho para llegar a esa situación.

-Antonious, tranquilo- le dijo una voz proveniente de la esquina más oscura de todas- estoy aquí para ayudarte.

-¿Quién eres? Sal de la penumbra que pueda verte.

-Habrá tiempo para todo. Imagino que no sabes que ha sucedido. Antonious, tienes un gran poder, estoy aquí para ayudarte.

Acto seguido apareció desde la oscuridad una sombra alargada. Una capa negra con capucha se dibujó en el suelo. Al levantar la vista, Antonious no se lo podía creer.

-Sí Antonious, soy yo. El Gran Capini. He venido a ayudarte a escapar de aquí, tenemos cosas mejores que hacer, cómo por ejemplo, dominar el mundo.

Actualización 1: No me he olvidado de Valentino, lo que no sé donde está exactamente. Dicen los rumores que la última vez se le vió por Sitges detrás de una mosca…

Feb
28

No sé. Puede que sí, puede que no. Tal vez. No estoy seguro. Es posible. Quizás.

Respuestas que no dicen nada, o mucho según la pregunta. Dudas. Sigues dudando. No sabes que hacer, una disyuntiva delante de ti y no acabas de decidirte por ninguna opción. No te convence ninguna alternativa y acabas eligiendo la que menos te desagrada. Y fracasas. Siempre fracasas.

Te preguntas si elegiste bien, si era la opción correcta. Entonces empiezas a divagar. Te imaginas cambiando tu elección, piensas como habría sido siguiendo cualquier otro camino. Casi siempre llegas  a la misma conclusión: me equivoqué, tendría que haber escogido B o C, nunca A.

Y aciertas, pero solo en parte. Aciertas al decir que te equivocaste pero fallas al pensar que otra opción te hubiera salido bien. Probablemente cualquier opción que hubieras elegido hubiera salido exactamente igual de mal. El problema no es la opción, el problema eres tú.

El problema es tu falta de ganas. No puedes pretender que algo salga bien si no te implicas al 100%. El implicarte al 100% de tus capacidades no te asegura el éxito pero el hacerlo a menos del 95% te lleva directamente al  fracaso. Y sé de lo que hablo.

La motivación es esencial para cualquier cosa que queramos hacer en la vida. Cuando dudamos, cuando tenemos indecisiones, cuando no estamos seguros ni convencidos de lo que hacemos, lo más probable es que nos equivoquemos o hagamos las cosas mal.

Todos los entrenadores de basket que he tenido han intentado inculcarnos a todo el equipo que la motivación y la decisión son claves para jugar bien. Cuando tiras un tiro libre, primero imaginas previamente el tiro, ves como el balón sigue una trayectoria perfecta hasta llegar al aro y cae en la red. Luego lanzas y el balón hace exactamente lo que habías pensado. Cuando haces una entrada a canasta debes hacerlo siempre decidido y con fuerza. Si no lo haces convencido de que vas a anotar probablemente te lleves una buena gorra o pegues una gran roca contra el tablero y, créeme, sé de lo que hablo.

Hay que implicarse al 100% en cualquier cosa que hagamos, ya sea un proyecto en el trabajo, en la univerdad o las actividades cotidianas tales como coger el metro. ¿Coger el metro? Pues sí, es importantísimo ir a coger el metro muy decidido, así evitareis que os pase como a mí.

Creo que fue el miércoles o el martes, no lo recuerdo, podría haber sido cualquier día de la semana. Después de un día largo de trabajo, con mucho estrés, por fin me dirigía a realizar el trayecto de vuelta a casa. Bajé por la calle Bruc como siempre hasta encontrarme con la parada de metro de Urquinaona, la del monopoly.

Mientras pasaba mi T10 escucho como llega el metro pero no tengo ganas de bajar corriendo las escaleras para ahorrarme tres minutos de trayecto. Iba tranquilo sin prisa, con toda la calma del mundo. Ya salía estresado del trabajo, no iba a estresarme por perder el primer metro del que disponía.

Voy bajando las escaleras y escucho la señal acústica que indica que van a cerrarse las puertas. Quizás me dé tiempo a llegar, pienso. Llego hasta el andén y veo el metro todavía parado. Puede que sí que lo coja. Sigo caminando tranquilo ya que las puertas siguen abiertas. Sí, creo que sí, que me da tiempo. Por fin acelero un poco el paso y justo cuando estoy entrando en el último vagón la puerta se cierra.

Me quedo con mi parte izquierda del cuerpo dentro del metro y la derecha en el anden. Madre mía que vergüenza, tierra trágame pienso. ¿Y ahora qué?¿Intento entrar?¿Intento salir?No sé donde mirar. Entonces noto que alguien me coge del brazo desde el interior del vagón. Ahí es cuando veo claramente que paso de entrar y que toda esa gente se ría de mí. Pego un tirón hacía fuera y la puerta se cierra. Me quedo con una cara de imbécil en el anden digna de foto.

Ante estos casos en los que hago el ridículo estrepitosamente, sigo la estrategia de la avestruz: esconder la cabeza y actuar como si no pasara nada. Así que saco mi libro y me pongo a caminar como si nada hubiera pasado. El metro no arranca y ya empiezo a ponerme colorado como un tomate pero sin quitar la vista del libro, estando totalmente convencido de que así soy invisible.

Y todo esto por dudar, por no saber si correr para coger el metro o si esperarme tranquilamente al siguiente, tal como había pensado al principio. Indecisión.Entrar o salir. Pues ni una cosa ni otra, atrapado en la puerta me quedé.

Llega el siguiente metro. Dejo salir a la gente(odio a la gente que entra a saco en los vagones, sin esperar a que salga nadie,  cuanto maleducado anda suelto) y después entro tranquilamente pero sin quitar un ojo de la puerta.

Llego a Plaça Espanya dispuesto a coger el primer tren que salga dirección Sant Andreu. Veo que sale uno, ahora no recuerdo cual, a las 17:52h. Son las 17:49h. Tengo tres minutos para llegar, tiempo de sobra en principio. Al ir a pasar la T10 me encuentro con la típica persona a la que se le ha acabado la T10 pero piensa que si pasa otra vez la tarjetita le dejará pasar… Por fin decide comprar otra y me deja vía libre.

Bajo corriendo hacía la vía 3, el tren espera. 17:51h. Tengo que llegar. En el último escalón el reloj cambia y marca las 17:52h. Esta vez sí que llego, voy decidido. Escucho la puta señal acústica correspondiente al cierre de puertas. Corriendo  con la chaqueta en una mano, el libro en otra y la mochila a la espalda llego a la puerta, pego un salto dispuesto a entrar antes de que se cierre, decidido a entrar al 200%.  Y entro.Y me tropiezo. Y me caigo delante de un montón de gente desconocida.

La chaqueta sigue en mi mano, la mochila a mi lado y el libro esta perdido. Algunos se acercan para ver como estoy y antes de montar un numerito decido utilizar la estrategia de la avestruz otra vez. Me levanto, pongo una sonrisa de imbécil y una desconocida sonriente me acerca el libro. Para colmo, la desconocida  está buenísima, y yo sin articular palabra. Puta técnica de la avestruz. Digo un “gracias” que únicamente yo soy capaz de escuchar ya que las palabras se ahogan en mi garganta  de la vergüenza que estoy pasando por segunda vez consecutiva. Cojo el libro y me voy un par de vagones más adelante a leer, como si nada hubiera pasado, como una avestruz. Y sin despedirme de la desconocida.

Feb
13

Me gusta mucho ir a trabajar en tren ya que así consigo dedicarle casi una hora al día a leer. En el mes y medio que llevamos de año, ya me he leído 4 libros:

  • El proceso, de Franz Kafka
  • La caza del carnero salvaje, de Haruki Murakami
  • Música de cañerías, de Charles Bukowski
  • Asfixia, de Chuck Palahniuk

La gran sorpresa ha sido descubrir a Chuck Palahniuk, autor también de “El Club de la Lucha”. En breve os haré una pequeña reseña de “Asfixia”.

No esta nada mal leer 4 libros en apenas mes y medio, todo esto gracias a ir en tren al trabajo. Además del placer de la lectura, utilizar el tren como transporte público tiene más ventajas: casi nunca llega tarde, hoy día tenemos un tren cada 5 minutos, el trayecto siempre dura lo mismo, es menos contaminante y además puedes echarte una cabezadita si te apetece.

Pero, como en muchos otros  aspectos de la  vida, no todo puede ser bueno. Y no me refiero al precio de la T10 que cada vez está más cara, ni al precio del billete sencillo que ese ya es para flipar. Me refiero a la gente o a las personas, como quieras llamarlo. Bajo mi punto de vista hay dos tipos de personas que cogen el tren: los que molestan y los que son molestados.

Siendo generoso podría decir que un 90% de las personas que no molestan son incordiadas por el otro 10% que sí molestan. Éste 10% forman un grupo jerárquico totalmente organizado para estar presente en todos los vagones de todos los trenes. Su lema es el siguiente:”Un vagón, un cabrón”. Aplican su lema como máxima, así que si crees que tienes suerte de no encontrarte con ninguno de ellos en tu vagón, no te preocupes, esta todo estudiado, en la siguiente parada se sentará un cabrón cerca de ti y procederá a molestar.

Para hacer las cosas más sencillas voy a llamar al 10% anteriormente mencionado como “cabrones”. Ya que forma parte de su lema no deberían sentirse ofendidos pero si ofenden casi que mejor. Pues bien, estos cabrones tienen talleres para poder desarrollar sus aptitudes y también perfeccionarlas para llegar a tocar los cojones hasta el punto de hacerlos estallar. Ya se ha dado algún que otro  caso. En uno de ellos la autopsia fue clara: muerte por reventón de testículos ocasionado por el reggeaton proveniente de un móvil a todo volumen.

Estos cabrones se dividen varios grupos, que a su vez forman subgrupos. El grupo más numeroso y que  cada vez tiene más adeptos son los autodenominados “Cabrones del Móvil”. Dicho grupo se divide de la siguiente forma:

  • Los cani: su principal característica es que siempre llevan alguna versión de Camela o Camarón  a toda ostia. Suelen viajar solos y no les importa sentirse observados. Son fáciles de localizar, ya que normalmente llevan gorras, peinados a lo cenicero o peinado Jonathan, el hijo de Aída, mucho oro, normalmente falsísimo y el indispensable chándal. Como variante pueden haceros escuchar reggeaton o hip hop(estos son los que van de malos malotes). En dicho grupo también existe la variante femenina: las yenis(o cholas según ubicación).  También es muy fácil reconocerlas. En cuanto a ropa, suelen llevar pantalones súper ajustados, muy bajos y con campanas grandísimas. Las camisetas suelen ser 3 tallas menos de la recomendada y si llevan top enseñarán las tetas hasta llegar al pezón aproximadamente. Las botas que suelen llevar son del estilo nike fútbol sala o, como alternativa para ir arregladas, las botas con pelo. Estas botas normalmente irán conjuntadas con un abrigo con capucha, también con pelo. Toda esta descripción quizás sobre ya que únicamente mirando su maquillaje extremadamente hortera sabrás que estas delante de un espécimen de este tipo. Si, por casualidad, está sentada a tu espalda la reconocerás por que siempre lleva flamenco a todo volumen en el puto móvil. Lo peor que puede pasarte es que se junten dos cani(no importa el sexo ni la edad) en el mismo vagón, aunque no se conozcan, se pondrán a gritar(porque los canis y las cholas no hablan, gritan) y se pasarán canciones por el bluetooth para gran goce del público del tren. Sin ningún tipo de duda, estos son los que más abundan por los arcenes de nuestros trenes, el grupo que más toca los cojones de todos. A continuación foto de cani y yeni, por si quedaba alguna duda para reconocerlos:

  • Bollywoodenses: creo que no hace falta hacer una gran descripción. Son todos aquellos que igual que te sirven un kebab buenísimo, te venden una birra a 1€ por el Raval de Barcelona, una rosa para tu novia(aunque seáis un grupo de 5 tíos) o un sándwich a las 6:00h de la mañana cuando sales borrachísimo del Plataforma. Estos, a diferencia de los cani, suelen viajar acompañados en grupos de 2 a 4 personas. Su forma de molestar es poner música del tipo “pita pita del” a todo volumen. Algunos incluso se animan y cantan y todo. Molestar molestan, pero no suelen dar problemas a nadie.

Vodpod videos no longer available.

more about “Pita pita“, posted with vodpod
  • Nengs: creo que con el nombre del subgrupo os hacéis una idea del tipo de personas cabrones a los que me refiero. Al igual que los cani, suelen llevar el pelo a lo cenicero y pantalones ajustados. Tan ajustados que en un futuro serán estériles. La verdad es que es un gran favor a la humanidad, no hay que dejar que se reproduzcan. Antiguamente sus ídolos eran pastis&buenri ahora es el Neng de Castefa, se sienten muy identificados con él. Los reconocerás por que siempre te harán escuchar su música repetitiva hasta que te revienten las orejas. Si van solos son asustadizos y totalmente inofensivos. En grupos de 2 a 4 son un poco más gallitos pero solo de boquilla. Si el grupo ya es de más de 6 y tú estas solo entonces sí que son todos unos machitos.

El siguiente grupo del que quería hablar son “Las Marujas Parlantes”. Viajan en grupos de 2 o más marujas y están todo el puto viaje criticando hablando sin parar de tonterías. A este grupo le da exactamente igual quien haya alrededor de ellas y quien pueda escuchar lo que dicen. Es más, parece que quieran que todo el tren sepa que su marido la tiene pequeña ya que el tono de voz que usan esta unos cuantos decibelios por encima de lo reglamentario para tener una conversación normal. Otra característica es que les da igual a que hora ponerse hablar. Normalmente,  cojo el tren  a las 7:00h de la mañana. A esa hora no tengo ganas ni de dar los buenos días nadie. Ni yo ni el 98% de la gente que está en el tren. Pues parece ser que “Las Marujas Parlantes” se despiertan en plenas facultades. Cuando digo “plenas facultades” me refiero a que tienen la lengua suelta y ganas de ir al mercado a ver a más marujas y criticarse entre ellas a sus espaldas. Pues sí, se despiertan con sus facultades a pleno rendimiento y no te dejan ni echarte una cabezadita de 5 minutitos.

Lo dicho anteriormente es cuando viajan en grupo. Reconocerás si una mujer es una maruja muy fácilmente: lo primero que hacen cuando ya se han sentado es coger el móvil y llamar a alguien. Entonces, alzando mucho la voz dicen:

-Oyee! Qué ya estoy en el tren, tardo 15 minutos. Qué? No te escucho bien-y como no la escucha bien, se pone a gritar más-Queeeé¿? Sigoo sin oírte!!!! DA IGUAL TE VEO AHORA.

En serio, ¿no pueden enviarle un puto mensaje por el móvil y dejarme leer tranquilo?¿Tan difícil es? Cada vez tengo más claro que habría que poner exámenes para acceder a según que tecnología!!!

Para terminar os quería contar lo que me sucedió ayer con un cani. A la altura de Sant Vicenç del Horts se sube un personaje con peinado a lo Jonathan y chándal. Un cordón de oro hacía casi invisible su cuello. Se sienta en la parte izquierda del vagón, yo estoy en la derecha y puedo verle la cara y lo que hace. Saca el móvil y es cuando presiento lo peor, seguro que me va a tocar los cojones ahora con la puta música. Para mi sorpresa, saca unos auriculares y se los pone. Empiezo a flipar, no me lo creo, saltan lágrimas de mis ojos y estoy a un pelo de levantarme y felicitarle por su educación. Conecta los auriculares, se los pone y empieza a sonar Camarón súper fuerte. Algo no me cuadra, ¿cómo puedo escuchar la música tan fuerte si lleva los cascos puestos? Me fijo en su cara contrariada. Entonces supongo que él se pregunta porque no escucha la música tan fuerte como debería. Se queda un rato mirando al móvil. Entonces se le ilumina la cara, parece que ha encontrado la solución al porqué no tiene apenas volumen la canción en sus orejas: Pues coge el lumbreras y SUBE EL VOLUMEN A TOPE MIENTRAS SE LE PONE UNA  CARA DE TOTAL SATISFACCIÓN POR EL TRABAJO BIEN HECHO!!!!!

No fui capaz de contener la carcajada, me fue imposible. Lo intenté, pero tuve que reírme. Nunca dejarán de sorprenderme.

Ene
30

No creo que la gente cambie. Simplemente creo que las personas evolucionamos. Algo totalmente normal dado que día a día vamos teniendo nuevas experiencias que nos hacen cambiar nuestros puntos de vista o nuestra actitud.

Evolucionamos poco a poco, casi sin darnos cuenta, pasito a pasito. Normalmente no reparamos en nuestra propia evolución, ni tampoco de la de nuestros amigos más cercanos. Como dijo Chuck  Palahniuk en su libro Asfixia(totalmente recomendable), nos damos cuenta de los cambios de nuestros amigos cuando nos separamos de ellos y volvemos a verlos al cabo del tiempo. Esto puede deberse a que nuestras pequeñas evoluciones internas son muy sutiles y con el día a día no lo percibimos como tal.

Cuando estamos algún tiempo sin ver a alguna persona nos damos cuenta de estos pequeños cambios. Pero si preguntamos a alguien cercano a esa persona, probablemente nos dirá que está como siempre, que no ha cambiado nada en absoluto.

Quizás la pregunta más importante sea el porqué de esta evolución. Normalmente son pequeños detalles de nuestra vida cotidiana los que nos forman como persona. Obviamente la edad y la experiencia tienen un valor importante, ya que con ello empiezas a desarrollar un sexto sentido al repetirse situaciones vividas en un pasado no muy lejano. También cambios bruscos e inesperados como un accidente, una separación traumática o la muerte de un familiar son hechos que hacen que nos preguntemos ciertas cosas, esto también suele venir con la edad ya que casi todos hemos vivido o viviremos situaciones como las descritas anteriormente.

Luego están los iluminados, aquellos que reciben una señal y piensan que deben de cambiar por ello. Más bien se podemos decir que ellos interpretan algo como una señal. Y actúan en consecuencia intentando cambiar por ellos mismos algunas características de su personalidad o de su forma de afrontar diferentes situaciones.

Seguramente os preguntéis el porqué de toda esta parrafada, la respuesta es que yo he recibido una señal y tengo nuevos objetivos en mi vida: encontrar una mujer, casarme y tener hijos. A continuación os relato como sucedió:

Me acerco al lavabo y me miro al espejo. Barba de 3 semanas, casi no se me ve la cara, la frente sí que se ver por la falta de pelo. Que pereza afeitarse. Me observo bien la cara y la cabeza, demasiado pelo y mal repartido. Sí, me tengo que afeitar. Me lavo la cara con agua caliente, abro el cajón para coger la espuma de afeitar. El bote está vacío. Bajo a tomar prestado el de mi padre. Vuelvo a lavarme la cara. Ahora sí que pongo un poco de espuma en mi mano izquierda y coloco un poco sobre mi cara, sin taparla totalmente. Intento marcar bien la línea de la barba pero como siempre no lo consigo. Un lado más alto que el otro. Nada nuevo. Intento arreglarlo pero al final desisto porque estoy a punto de quedarme sin barba y yo no puedo estar sin barba.

Una vez marcada la línea de la barba me paso la moto al 1. Esto lo hago sin problemas a excepción de un remolino que tengo en parte izquierda de mi cara, justo en la mandíbula, que me dificulta mucho el raparme bien esa zona. Al final me quedo con una barba diferente en cada lado de la cara además de con un mechón que soy incapaz de quitarme por culpa del puto remolino.

Vuelvo a lavarme la cara y observo dos pelos rebeldes que salen de mis fosas nasales. Nada nuevo la verdad, cojo las tijeras y los elimino con un corte rápido y certero. A ver cuánto tardan en salir de nuevo…

Me quito la camiseta y observo la curva de la felicidad. Tengo que hacer deporte ya. Por mucho que algunos jugadores defiendan que el póquer es un deporte, yo de momento no he adelgazado nada y la barriga sigue riéndose apareciendo de vez en cuando.

De repente mi vista se fija en mi oreja. Me acerco y miro bien. Oh no, oh no! Esto no puede ser – pienso mientras me echo las manos a la cabeza. Esto es una broma-vuelvo a pensar, pero esta vez en voz alta. Claro que es una broma- responde mi sonriente barriga.

Sigo sin creerlo, ¿Por qué me tiene que pasar esto a mi?¿Qué he hecho yo para merecer esto? Aturdido, me siento en la taza del wáter y recapacito sobre mi vida. Un breve inciso: la de decisiones difíciles y claves que habré tomado ahí sentado!

29 años, pluriempleado pero sin trabajo estable(de eso podría escribir varios posts…), soltero y sin compromiso, sin nada a la vista, viviendo en casa de mis padres, sin acabar el proyecto, sin ningún día de descanso, sin poder salir de fiesta, sin poder emborracharme como antes, medio calvo y algo justo de neuronas ya, viviendo el día a día sin pensar demasiado en el mañana, y encima esto: UN PUTO PELO EN LA PUTA OREJA!!!!

¿Pero esto qué es? Esto es una puta señal. La puta señal que dice “Eh, chavalín, que ya no eres tan chavalín, te haces mayor”. Una cosa es que a tu barriga le dé por crecer y más cuando hace ya tiempo que no practicas ningún tipo de deporte y te has enganchado a los donuts de chocolate.  Eso tiene solución: dieta + deporte. Pero, ¿un pelo en la oreja?¿Tiene solución?

La solución es coger las tijeras y eliminar cualquier rastro suyo, pero es una solución temporal ya que en poco tiempo volverá a aparecer otro de las mismas características diciéndote lo mismo “No te escapas del paso del tiempo”.

Me imagino yendo a la peluquería en un año vista como máximo:

-Buenas tardes caballero, ¿qué corte de pelo quiere?

-Cortito, que no moleste mucho.

-¿Para poder peinarse con un cruasán?

-Sí, sí. Me está leyendo el pensamiento.

-¿Y con los pelos de la nariz que hacemos?

-Unas trencitas, me gustan las trenzas.

-¿Y con los de la ojera?

-Oh, esos déjelos largo, en un futuro me quiero dejar rastas.

-Ok, como usted quiera.

Cosas de este estilo hace que te plantees ciertos aspectos de tu vida pero yo lo tengo claro: la edad es un estado mental. No pienso cambiar porque mi oreja y mi barriga me digan que me hago mayor. Soy feliz por ser como soy y eso no lo va a cambiar un pelo. Así que esta noche me voy al Razz, a recordar tiempos mejores!

Y si tengo que cambiar, que se evolucionando, no por un puto pelo en la oreja.

Por cierto, ninguno es escapa al paso del tiempo, la cuestión es cómo te adaptas a él.

P.D: Lo de buscar una mujer, casarme y tener hijos era una broma. Bueno, lo de la mujer puede que no xD…

Ene
10
Online Poker¡Me he registrado para participar en el World Blogger Championship of Online Poker de PokerStars (WBCOOP)! Tú también puedes jugar a poker online en PokerStars.com y participar en el WBCOOP, que está abierto para todos los blogueros que se registren en el WBCOOP.

Código de registro: 726935

Ene
03

Nunca he tenido la ocasión de intentar hacer una reserva en El Bulli de Ferrán Adrià, pero creo que tiene la misma lista de espera que mi hermana para cortar el pelo. Es algo complicadísimo: la luna tiene que estar en cuarto menguante y el cielo perfectamente despejado. Después debemos cerciorarnos de que Sagitario esté en la casa de Virgo y Plutón  visible desde Sirius, cosa altamente improbable. Una vez se cumplen estos requisitos puedes probar de llamarla por teléfono e intentar concertar una cita. Si tienes suerte y no tiene nada que hacer en los próximos 2 años, te cortará el pelo.

La verdad es que no lo entiendo, si tuviera que hacerme la permanente o unas mechas pelirrojas con reflejos rubios tendría sentido. Pero es que yo de pelo no ando muy sobrado la verdad. Quizás sea que por el poco pelo que tengo, tiene que hacer una especie de ingeniería de obras y caminos en mi cabeza para disimular las entradas. Aunque creo que disimular las entradas ya es altamente difícil, por no decir imposible.

También tiene que estar de buen humor, no recomiendo a nadie que se deje tocar la cabeza con mi hermana cabreada. Una vez se me ocurrió aparecer por la peluquería donde trabajaba antes, con cita previa claro. Por algún motivo que no recuerdo estaba algo enfadada. Lo que sí recuerdo fue el tijeretazo que me pegó en la oreja, madre mía que dañote me hizo. Y ojo con rechistarle que tiene unas tijeras en la mano. Por el cuello parecía que me habían pasado una lija en vez de la moto, pero obviamente no rechisté por miedo a las represalias.

Pues dio la casualidad que conseguí cita con mi hermana y no pasó nada fuera de lo normal, así que acudí a su casa antes de que cambiara de idea. El día anterior también estuve en su casa y se puede decir que obligué a los tres habitantes de la casa a ver el programa del 33 Singulars, que incluía una introducción a la física cuántica, el documental ¿y tú que sabes? Y una pequeña mesa debate al final del mismo.

Vale, me pasé. Pero rectifiqué y después de la introducción a la física cuántica me fui a mi casa a ver el documental y el debate. La venganza fue terrible, todavía tengo pesadillas. Me levanto por las noches con sudores fríos, sin saber donde estoy, viendo un ojo imaginario que observa todos mis movimientos, sin escapatoria posible. El puto Gran Hermano.

-Venga, que te corto el pelo- dijo la sister. Caían lágrimas sin parar por mi rostro, emocionado ante tal hecho. Coge la silla y la planta justo delante de su tele de 32″. Acto seguido la enciende y pone Telecinco. Tenía la vaga ilusión de que dieran CSI o alguna otra serie más o menos interesante, pero no. Tocaba el Gran Hermano de los cojones.

-No me vas a hacer esto, ¿verdad Sara?

-Yo ayer me tragué el no sé que de la física esa, a ti ahora te toca Gran Hermano. Y no rechistes, que tengo las tijeras en la mano. Si te portas bien, bajo un poco el volumen.

Al principio intenté mantener los ojos cerrados, después de un rato me era imposible. Estaba flipando, lo juro. Yo no sé si siempre es así, pero aquella noche flipé con una mujer de lo más tonta que he visto en mucho tiempo. Una tal Saray. Aunque después de lo visto, parece ser que le viene de familia. A continuación el video, para que sufráis como yo.

Vodpod videos no longer available.

more about “untitled“, posted with vodpod

Hay que ser imbécil la verdad, no tiene otro nombre. Vaya pavo tenían las dos, tal para cual. He estado buscando el video de lo que sucedió después, las dos con sus taconcitos intentando dar caza a un pavo en el patio. Lamentablemente no lo he encontrado y no pienso perder más tiempo buscándolo. Una cosa me quedó clara: el pavo tenía un coeficiente intelectual más alto que Saray y su madre. Juntas.

Después de eso y de ver a Mercedes Milá con unos pimientos alrededor del cuello, llegó el momento de poner tierra de por medio. Le di las gracias a mi hermana y me fui escopeteado. Más bien huí.

Tenía pensado hacer borrón y cuenta nueva, no tener en cuenta el sufrimiento que padecí aquella noche, pero es que lo que me hicieron en fin de año no tiene nombre.

A todos nos gusta empezar bien el año. Empezar bien el año es el antónimo de “ver las campanadas con Jorge Javier Vázquez y Belén Esteban, la puta princesa de España”. Si buscas en el diccionario de sinónimos y antónimos sale eso, lo juro.

Y mi hermana preguntándose toda la noche donde estaba Andreíta. Al final dedujo que estaba con su abuela y ya se pudo ir tranquila de fiesta, que estaba hecha un matojo de nervios pensando en la pobre niña…

Fuera bromas, no entiendo como al personaje éste de Jorge Javier le han dado un premio ondas cuando cada tarde está fomentando el garrulismo, lo morboso y el enfrentamiento entre sus colaboradores. Todo esto a las 16:15. Recordemos que el horario infantil va desde las 6:00h hasta las 22:00, teniendo por “protección reforzada” de 8:00 a 9:00h y de 17:00 a 20:00h. Ya puestos que se presente para el Nobel de la Paz. Si este año se lo han dado a Obama, no me extrañaría que el que viene se lo dieran a Sálvame.

Luego nos quejamos de que los niños de hoy en día les vacilen a sus maestros o a sus padres. La verdad es que no me extraña. Bien hizo Carles Francino en negarse a darle el Ondas. Le faltó tiempo a Jorgito para cargar contra él y contra todos los que pensaban que darle el premio era un insulto a la televisión, dándole así la razón. Y no lo digo yo, lo dice El Mundo. Y si lo dice el Mundo tiene que ser verdad.

Vodpod videos no longer available.

more about “untitled“, posted with vodpod

Actualización 1: Voy a formatear mi portátil ahora mismo, no quiero dejar nungún rastro de las busquedas que he tenido que hacer en google y en youtube para documentarme. Sólo espero que a nadie del trabajo se le ocurra mirar por donde he navegado hoy. Perdería la poca credibilidad que tengo.

Actualización 2: Apagad la tele por favor.

Ene
02

Feliz año nuevo a todos!!!!

Llevo bastante tiempo sin escribir,  pero no es por falta de ganas la verdad. El mes pasado volví a trabajar en Dsigual, con lo que vuelvo a tener 2 curros, trabajar todos los días y poco tiempo libre.

Pensé que podría llevarlo bien, ya aguanté unos 6 meses así y más o menos fui tirando. Quizás haya sido por las navidades o quizás sea por el estrés. El caso es que estoy muy muy cansado. Mi indicador de estrés(un nervio que pasa justo por encima del ojo, cerca de la ceja) ya me está avisando de que me estoy pasando. Ahora me empienzan a dar ticks en los dos ojos, indicando que estoy llegando a un nivel de estrés no muy aconsejable. Y más sin poder hacer deporte por culpa de la espalda. El deporte siempre ha sido mi via de escape  y el privarme de ello creo que me esta afectando bastante! Espero aguantar un mes o dos más así como máximo. No más.

Estas Navidades he intentado salir los días señalados y pasarlo bien con los amigos, pero la verdad es que me ha costado un poco bastante. El día de Nochebuena  lo pasé más o menos bien pero fin de año fue agobiante. Sólo conseguí tomarme dos cubatas. Y digo conseguir porque llegar  a la barra del Dtaping era ya toda una hazaña, pero que te sirvieran era otra de similares caracteristicas. Ya en el casino más de lo mismo, 25€ por un cubata y a casa a las 4:15h.

Realmente ese no era el problema, eso es lo que pasa todos los años y ya sales mentalizado para ello. El problema fue que estaba más pendiente del reloj que de pasarmelo bien, y así es difícil divertirte. El problema es sólo mio, de mentalidad. Y más teniendo facilidades. Mi padre me hacía el favor de llevarme a currar si llegaba borracho tocado a casa. El caso es que no salí con muchas ganas y eso se nota. En fin, el año que viene lo pasaré mejor, seguro.

A nivel pokeril espero empezar el año mejor de lo que he acabado el 2009. El mes de diciembre fue una pasada, una exageración. En FullTilt bajé de 480$ a unos 350$ sin apenas darme cuenta y en PokerStars llegue a tener 390$ para luego bajar hasta los 280$ que tengo ahora. Estaba a tan solo 130$ de mi objetivo, muy muy cerca, pero una mala racha, unas cuantas bad beats y alguna tildada que otra me han dejado en 670$. Menos mal que respeto mi bank!!!!

Y tranquilos, no me he olvidado de El Gran Capini ni de Antonious.  Pronto llegaran nuevas o viejas historias suyas. Esos post son algo largos de escribir y tengo que estar inspirado(me haría falta una musa, ¿alguna voluntaria?). Paso de escribir si no estoy motivado ya que eso luego se reflejará en la  historia y no quiero que eso pase!

Por cierto, hoy cumplo 29 añitos! Creo que ya he llegado a la adolescencia! Y tengo pelo!!!!

Comento lo del pelo porque hace años se hizo una apuesta en torno a mi calvicie: mis “amigos”(por llamarlos de alguna manera) hicieron una porra. La porra en cuestión trataba de adivinar con cuantos años me quedaría calvo. El que dijo la fecha más alta dijo 23!!! Serán hijos de…

Dic
08

Segunda parte de “El fin  de un mito”. Aquí la pimera parte.

——————————————————————————————————————————————————

Desde los 16 hasta los 20 años Capini, perdón, el Gran Capini se especializó en todo tipo de frikismos. Llegó a ser un experto jugador Age of Empires(con todas sus expansiones), Starcraft, Tactical Ops, Unreal Tournament, Street Fighter(en todas sus versiones) y todos los Tekken. Durante un tiempo estuvo liderando diversos ejércitos de Warhammer Fantasy y 40.000, llevándolos siempre a la victoria. Su equipo de BloodBowl ganó todas las competiciones en las que participó, incluida la Blood League. También jugaba a rol. Pero a rol de verdad, el de matar gente. Finalmente llegó a los 21 años convertido en un mago de nivel 80. Conocía una infinidad de hechizos y también dominaba el arte de las armas cortas, en especial la daga.

Como todos los frikis, Capini solo tenía una idea en su cabeza: dominar el mundo.
Para conseguir su objetivo tenía la necesidad de conseguir un buen equipo. Los grandes lideres son aquellos que se rodean de los mejores. Siguiendo esta máxima Capini salió a reclutar voluntarios que desearan unirse a su causa.
Camino del parque se encontró con lo creyó ser un boxeador y su entrenador, el mismísimo Poli Díaz.

-No sabía que Messi también fuera boxeador, ¿le va mejor que en el fútbol?

-No es Messi, se parece pero no lo es. Se llama Antonius y es una joven promesa. Lo estoy preparando para que sea el sparring de John Cobra. Creo que estará listo en un par de meses.

-¿Ya crees que será capaz de derrotar al mítico John Cobra?

-Idiota, no quiero que gane. Va a hacerle de sparring y me voy a sacar una pasta con ello.

Capini rescató a Antonious de Poli Díaz con la intención de que se enrolara en su equipo. Antes de despedirse del potro de Valleca, Capini le lanzó el hechizo de la disfunción eréctil y Poli tuvo que abandonar su prometedora carrera en el cine X.

-Antonious, soy el Gran Capini. Quiero dominar el mundo y que te unas a mi. Yo te enseñaré todo lo que sé y juntos podremos ser los amos del universo.

-Por mi sí, pero tengo una condición.

-¿Cuál?

-Los peces.

-¿Los peces?

-Sí. Los peces. No quiero que los peces sean dominados. Mi piso es una pecera gigante donde tengo peces de todas las clases: peces disco, kois, barbos tigres, peces besadores(mis preferidos), dardos de fuego, un Oscar que no hace más que comerse a los pequeños, un par de truchas, cangrejos, sardinas, un pez martillo, gambas, dos arrecifes de coral, mejillones, anchoas, tres medusas, una familia de langostas, delfines, dos tiburones, una ballena y un león. Este último esta algo pachucho, pero espero que mejore. Me gustan mucho los peces, no quiero que les pase nada. También me gusta mucho la montaña. Acostumbro a salir con la bici todas las tardes de agosto. A las 3 de la tarde es la mejor hora para mí. Todo ese sol dándote de lleno, temperaturas sofocantes y a sudar como un pollo. Alguna vez he tenido alguna indisposición pero lo he llevado bastante bien. Un día me …

-Vale vale. Lo pillo no hace falta que…

-Espera, espera que esto es gracioso.

-Como digas una palabra más te devuelvo con tu amigo el potrito de Vallecas y te vas a pelear con John Cobra. Y luego mataré todos los peces.

-Vale, vale.

-Tengo una habitación libre, te instalarás allí. Ni una palabra más.

-Perfecto.

Capini se levantó al día siguiente con la intención de desayunar e ir al gimnasio con Antonious. Preparó un buen desayuno para los dos. Café, zumo de naranja, tostadas y algo de fruta. Metieron todas sus cosas en sendas mochilas y se dispusieron a abandonar el piso. Antes de irse, Capini se dirigió a la nevera para llevarse un par de yogures para el almuerzo. La sorpresa fue que se encontró con todos los yogures ¡¡vacios!!. Estaban en la nevera pero su interior había desaparecido misteriosamente. Además, estaban colocados estrategicamente de manera que a simple vista todo parecía normal.

-Antonious, ¿sabes algo de los yogures que había en la nevera?

-Yo… sí… esto es que… te espero en el gimnasio!!!!

Acto seguido se fue corriendo. Tampoco hay que darla tanta importancia-pensó Capini- son yogures simplemente-, si luego me trae una pizza ya me quedo contento.
Al llegar a la sala de máquinas se encontró con Antonious. Llevaba puesto unos náuticos, unos dockers de un tono beige y un polo Ralph Lauren que era la envidia de todo el gimnasio.

-Tonius, ¿qué ropa te pones para hacer deporte?

-¿Qué pasa? Anda que no voy cómodo. ¿Y lo que luzco qué?

-Ok, ok. No te preocupes. ¿Para luego qué te has traído?¿El esmoquin? Da igual, no me lo digas. Haz tu rutina, nos vemos fuera en 3 horas.

Antonious se quedó solo en la sala de máquinas y fue a la zona de pesas dispuesto a machacarse los bíceps. Hizo un par de series y pronto se aburrió de estar delante de un espejo mirando esos movimientos repetitivos. La verdad es que ya estaba cansado y pronto se interesó por un chaval, bajito pero muy fuerte, que estaba haciendo press banca al fondo de la sala. Al acercarse se dio cuenta de que ya lo conocía, era Agostino, un antiguo amigo de la EGB.

Agostino estaba calentando con unos 250Kg. Normalmente entrena con más de 350Kg pero esta era su primer serie y no quería forzar. Tonius se agachó y fue acercándose lentamente. Una vez situado detrás suyo, pegó un salto y mientras gritaba “Uhhhh!!!” empezó hacerle cosquillas. El cuerpo de Agostino se convulsionó del susto, perdió el control de su poderosa fuera y no pudo aguantar más todos lo kilos que tenía sobre sus pectorales. Sus brazos cedieron y la barra le cayó justo en el cuello. Por suerte era tan fuerte que tenía hasta la nuez desarrollada y casi no sintió el golpe. Pero todo ese peso le dificultaba la respiración y ya empezaba a ponerse morado por la falta de oxigeno. A todo esto, Antonious seguía haciéndole cosquillas en los pies, sin darse cuenta de lo que estaba sucediendo. En un último intento de liberarse de la barra fija, le pegó una patada a Tonius, el cuál por fin se dio cuenta de lo que estaba pasando. Intentó ayudarle pero no conseguía levantar todo el peso. Antonious recordó entonces las enseñanzas de su maestro Poli Díaz y al grito de “Viva el potro de Vallecaaaas!!!” consiguió levantar lo justo la pesa para que Agostino pudiera escapar. La mala suerte llegó cuando al soltarla, el sistema de seguridad que aguanta los discos cedió y cayeron a su pie derecho.

Agostino se encontraba ante la disyuntiva de alegrarse por no haber muerto en el momento o bien terminar de rematar a Antonious ahora que no podía correr. Se lo pensó durante bastante tiempo y al final decidió irse sin mediar palabra.

Mientras tanto Capini ya hacía rato que había terminado su entrenamiento especial. Decidió ir al bar, el entorno donde se encuentra más cómodo, a tomarse una cerveza mientras esperaba a su compañero. A los pocos minutos apareció Antonious cojeando con un precioso chándal fucsia de tactel. Le iba a preguntar sobre su vestuario y la cojera pero Antonious se le adelantó:

-Mira que la gente es rancia y desagradecida. Me he encontrado con antiguo compañero y he ido a saludarlo. He visto que estaba algo aburrido allí solo y le he gastado una pequeña broma. Le he pegado un sustito de nada y se ha vuelto como loco, incluso se le han caído las pesas. Le he salvado la vida y encima me voy lesionado por ayudarle. Y el tío no me ha dado ni las gracias!!! Se ha quedado delante mío, con los ojos llenos de ira durante unos segundos y luego se ha marchado. Tendrá poca vergüenza, de desagradecidos esta el mundo lleno, lo que yo te diga. Esto me recuerda la vez que fui en bici…

-Vale, vale. Vamos a comer y a echar una siesta, que esta noche saldremos un rato.

Dicho y hecho. Por la noche se dirigieron a la discoteca de moda del momento: Flaps. Allí se encontraron con la creme de la creme del barrio. No faltaba ni uno, lo mejorcito de cada casa estaba allí.

-Tonius, ¿te hacen unos chupitos de vodka?.

-¿Vodka? Eso no es ná, eso no es ná. Me tomo los que quieras!

Gracias a los chupitos se sentían alegres y seguros. Rebosaban confianza en sí mismos y hasta se creían graciosos y simpáticos.

-¿Cómo lo llevas Antonious? Una ronda más y vamos a atacar a esas dos de la barra, ¿ok?

-Vale, vale. Estos chupitos no hacen nada, uno más y a por ellas!

Al grito de “a por ellas” se tomaron los últimos lingotazos de la noche. Capini se dirigió decididamente a una de las chicas con las que habían establecido contacto visual previamente.
-Hola preciosa. Me he dado cuenta de que llevas un rato mirándome sin parar. Supongo que te habrás quedado prendada de mi, pero no quiero nada serio. Si quieres follamos, es mi única propuesta.

-Gilipollas, te estaba mirando porque tu amigo está medio muerto en el suelo, justo al lado de barra. Serás creído de mierda, si quieres follar te vas a la Farriol, te compras un cruasán de jamón y queso recién hecho y lo vacías. Eso lo único caliente que vas a pillar esta noche, imbécil!
Efectivamente, Antonious estaba al borde del coma etílico y Capini fue a su rescate. Lo cargo a los hombros y lo sacó fuera del local. Durante la vuelta a casa, Antonious no paraba de repetir “esto no es ná, esto no es ná”. Consiguieron llegar a casa sin que los parara la policía, cosa de agradecer.
Después del primer día con Antonious, Capini llego a una conclusión: dominar el mundo va a ser más difícil de lo que pensaba… quizás sea mejor ir a la playa…