Objetivo 1000$
Convertir 100$ en 1000$

La Señal

No creo que la gente cambie. Simplemente creo que las personas evolucionamos. Algo totalmente normal dado que día a día vamos teniendo nuevas experiencias que nos hacen cambiar nuestros puntos de vista o nuestra actitud.

Evolucionamos poco a poco, casi sin darnos cuenta, pasito a pasito. Normalmente no reparamos en nuestra propia evolución, ni tampoco de la de nuestros amigos más cercanos. Como dijo Chuck  Palahniuk en su libro Asfixia(totalmente recomendable), nos damos cuenta de los cambios de nuestros amigos cuando nos separamos de ellos y volvemos a verlos al cabo del tiempo. Esto puede deberse a que nuestras pequeñas evoluciones internas son muy sutiles y con el día a día no lo percibimos como tal.

Cuando estamos algún tiempo sin ver a alguna persona nos damos cuenta de estos pequeños cambios. Pero si preguntamos a alguien cercano a esa persona, probablemente nos dirá que está como siempre, que no ha cambiado nada en absoluto.

Quizás la pregunta más importante sea el porqué de esta evolución. Normalmente son pequeños detalles de nuestra vida cotidiana los que nos forman como persona. Obviamente la edad y la experiencia tienen un valor importante, ya que con ello empiezas a desarrollar un sexto sentido al repetirse situaciones vividas en un pasado no muy lejano. También cambios bruscos e inesperados como un accidente, una separación traumática o la muerte de un familiar son hechos que hacen que nos preguntemos ciertas cosas, esto también suele venir con la edad ya que casi todos hemos vivido o viviremos situaciones como las descritas anteriormente.

Luego están los iluminados, aquellos que reciben una señal y piensan que deben de cambiar por ello. Más bien se podemos decir que ellos interpretan algo como una señal. Y actúan en consecuencia intentando cambiar por ellos mismos algunas características de su personalidad o de su forma de afrontar diferentes situaciones.

Seguramente os preguntéis el porqué de toda esta parrafada, la respuesta es que yo he recibido una señal y tengo nuevos objetivos en mi vida: encontrar una mujer, casarme y tener hijos. A continuación os relato como sucedió:

Me acerco al lavabo y me miro al espejo. Barba de 3 semanas, casi no se me ve la cara, la frente sí que se ver por la falta de pelo. Que pereza afeitarse. Me observo bien la cara y la cabeza, demasiado pelo y mal repartido. Sí, me tengo que afeitar. Me lavo la cara con agua caliente, abro el cajón para coger la espuma de afeitar. El bote está vacío. Bajo a tomar prestado el de mi padre. Vuelvo a lavarme la cara. Ahora sí que pongo un poco de espuma en mi mano izquierda y coloco un poco sobre mi cara, sin taparla totalmente. Intento marcar bien la línea de la barba pero como siempre no lo consigo. Un lado más alto que el otro. Nada nuevo. Intento arreglarlo pero al final desisto porque estoy a punto de quedarme sin barba y yo no puedo estar sin barba.

Una vez marcada la línea de la barba me paso la moto al 1. Esto lo hago sin problemas a excepción de un remolino que tengo en parte izquierda de mi cara, justo en la mandíbula, que me dificulta mucho el raparme bien esa zona. Al final me quedo con una barba diferente en cada lado de la cara además de con un mechón que soy incapaz de quitarme por culpa del puto remolino.

Vuelvo a lavarme la cara y observo dos pelos rebeldes que salen de mis fosas nasales. Nada nuevo la verdad, cojo las tijeras y los elimino con un corte rápido y certero. A ver cuánto tardan en salir de nuevo…

Me quito la camiseta y observo la curva de la felicidad. Tengo que hacer deporte ya. Por mucho que algunos jugadores defiendan que el póquer es un deporte, yo de momento no he adelgazado nada y la barriga sigue riéndose apareciendo de vez en cuando.

De repente mi vista se fija en mi oreja. Me acerco y miro bien. Oh no, oh no! Esto no puede ser – pienso mientras me echo las manos a la cabeza. Esto es una broma-vuelvo a pensar, pero esta vez en voz alta. Claro que es una broma- responde mi sonriente barriga.

Sigo sin creerlo, ¿Por qué me tiene que pasar esto a mi?¿Qué he hecho yo para merecer esto? Aturdido, me siento en la taza del wáter y recapacito sobre mi vida. Un breve inciso: la de decisiones difíciles y claves que habré tomado ahí sentado!

29 años, pluriempleado pero sin trabajo estable(de eso podría escribir varios posts…), soltero y sin compromiso, sin nada a la vista, viviendo en casa de mis padres, sin acabar el proyecto, sin ningún día de descanso, sin poder salir de fiesta, sin poder emborracharme como antes, medio calvo y algo justo de neuronas ya, viviendo el día a día sin pensar demasiado en el mañana, y encima esto: UN PUTO PELO EN LA PUTA OREJA!!!!

¿Pero esto qué es? Esto es una puta señal. La puta señal que dice “Eh, chavalín, que ya no eres tan chavalín, te haces mayor”. Una cosa es que a tu barriga le dé por crecer y más cuando hace ya tiempo que no practicas ningún tipo de deporte y te has enganchado a los donuts de chocolate.  Eso tiene solución: dieta + deporte. Pero, ¿un pelo en la oreja?¿Tiene solución?

La solución es coger las tijeras y eliminar cualquier rastro suyo, pero es una solución temporal ya que en poco tiempo volverá a aparecer otro de las mismas características diciéndote lo mismo “No te escapas del paso del tiempo”.

Me imagino yendo a la peluquería en un año vista como máximo:

-Buenas tardes caballero, ¿qué corte de pelo quiere?

-Cortito, que no moleste mucho.

-¿Para poder peinarse con un cruasán?

-Sí, sí. Me está leyendo el pensamiento.

-¿Y con los pelos de la nariz que hacemos?

-Unas trencitas, me gustan las trenzas.

-¿Y con los de la ojera?

-Oh, esos déjelos largo, en un futuro me quiero dejar rastas.

-Ok, como usted quiera.

Cosas de este estilo hace que te plantees ciertos aspectos de tu vida pero yo lo tengo claro: la edad es un estado mental. No pienso cambiar porque mi oreja y mi barriga me digan que me hago mayor. Soy feliz por ser como soy y eso no lo va a cambiar un pelo. Así que esta noche me voy al Razz, a recordar tiempos mejores!

Y si tengo que cambiar, que se evolucionando, no por un puto pelo en la oreja.

Por cierto, ninguno es escapa al paso del tiempo, la cuestión es cómo te adaptas a él.

P.D: Lo de buscar una mujer, casarme y tener hijos era una broma. Bueno, lo de la mujer puede que no xD…

Anuncios

7 comentarios to “La Señal”

  1. Juajuajuas, un domingo por la mañana, antes de ir a esquiar….y me pongo a leer tu post…madre mia, recuerdame que te de un par de collejas el lunes jajaja.

    Por un momento pensé que era todo verdad…que ivas a centrarte!! aunque el motivo fuera tristemente un pelo… pero ya veo que ni asi, ni con la señal del pelo te centras tu jajaja.

    Venga tio, te veo mañana, q seguramente estaras en casa de alguna por ahi…jaja

  2. Jajaja! Yo no te recuerdo nada por si acaso! De verdad pensabas que iba a centrarme??? xDD

  3. va tipo no es tan preocupante solo es un pelo preocupate cuando veas sobrepoblacion asi q tipo preocupate con la barriga q yo ya llevo tiempo preocupado y no hay solucion jajaja

  4. no hay solucion pq falta mucha voluntad
    jorge tu con lo q tendras…
    piscina q no te hara mal
    y no comer fritos, o tal… seguro q
    notarias buenisimos canvios
    y el andres entre bici estatica x la mañana y cinta o correr por la tarde, para sudar diariamente 1h x lamañana otra por la tarde
    y una dieta extricta bajo en grasas segun su necesidad!
    y piscina pq no le hace pero namas con eso
    en un mes notaria un canvio bestial
    pero hay q ser estricto, buena alimentacion sobre todo sino..

  5. Como yo ya estoy en el “más allá”, siento comunicarte que “nada cambia” ni “evoluciona”, sino que todo “empeora”… Te lo prometo!
    Yo tenía algo de barriga a los 30 y ahora, después de los 40 solo se irá con cirugía. Pero claro, tengo la ventaja de ser mujer y decir: es que después de 2 embarazos tia!…
    La otra ventaja que tendrás después de los 40 es que ya no ves señales, ni buenas ni malas, como los pelos en la oreja, porque YA NO VES. No es que hayas perdido el vello desubicado, sino que no lo ves… y entonces desarrollas “el sexto sentido” que en mi caso es depilarme “al tacto”…
    Ventaja es tener una mujer en casa, que se encargue de que tus cejas no sean las de Brezhnev (un antiguo político ruso) y que tus orejas no se parezcan al felpudo del gato…
    Te toca a tí poner en la balanza que te resultará mas rentable: si ir al barbero de vez en cuando… o tener una mujer en casa!

  6. No hay ni que pensarselo!!!!!!, barbero!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: